Logo SANDAV lim
Compartimos noticias
Ideas y pensamientos

productividad

El Método de escalas es una técnica con la que se puede incrementar 10 veces nuestra productividad. 

Te enseñamos como llevarlo a cabo

El Método de escalas es una innovadora manera de mejorar la productividad diaria. La forma en la que las personas distribuyen el tiempo para realizar sus actividades, además del orden en el que las hacen, es determinante en la productividad.

Eso sí, existe una inusitada actividad que toda persona debe realizar para que su mejor técnica de productividad funcione: descansar.

En esta ocasión hablaremos del "Método de escalas", la cual promete un 10x10. Es decir, 10 minutos de planeación = 10 veces más productividad.

Habitualmente, los individuos organizan las actividades que tienen pendientes en listas. Sin embargo, la forma de ejecutar esas listas suele ser muy subjetiva.

Por lo general, se comienza con la actividad mayor, la que requiere más esfuerzo, o por las actividades sencillas, que aportan beneficios pequeños.

Si bien a muchas personas les basta con tener una lista "to do", muchas de las veces se usa de forma arbitraria: se comienza por la tarea más grande, la que más tiempo lleva o, al contrario, la más sencilla y que no cuesta tanto tiempo y esfuerzo... y a veces menos beneficio. ¿Qué tenemos al final del día? Mucho esfuerzo y pocos resultados o grandes resultados con grandes costes.

Para aplicar el “Método de escalas”, lo primero que se debe hacer es una lista de actividades. Pero, a diferencia de otros métodos tradicionales, la lista debe tener una relación coste – beneficio.

Las categorías se tienen que ordenar de la siguiente manera y cada tarea tendrá un valor específico:

  • Bajo costo + gran beneficio
  • Alto costo + gran beneficio
  • Bajo costo + menor beneficio
  • Alto costo + menor beneficio

aumentar productividad

La actividades de bajo coste – gran beneficio se consideran sencillas, por lo que muchas veces se dejan de lado y son las primeras que se deben hacer. Sin embargo, tienen un resultado importante, como enviar algún correo que supondrá un buena venta o fijar una cita de negocios con el principal cliente de la empresa. Muchas de las veces estas tareas son importantes pero debido a que son "tan sencillas de hacer" las priorizamos muy por debajo de otras creyendo que entre una y otra tarea podremos hacerlas. Si bien es cierto esto último, vale más agilizar las cosas y acabar con esos pendientes que por no resolverlos sólo nos atrasan y, en caso de no hacerlos, el costo será muy alto.

Las actividades que supongan un alto coste con un gran beneficio, deben dividirse en tareas más pequeñas y fijar prioridades, pues los altos costes suelen afectar a la salud y, por ende, a la productividad. La planificación de los pasos y acciones para lograr una tarea con altos costos + grandes beneficios es una de las claves de esta técnica pues nos permite ver el panorama completo y ser realistas en las etapas y recursos que nos tomará realizarlas.

Las tareas con beneficios y costes bajos no deben ser relegadas ni acumuladas, ya que en ese caso su coste comenzará a aumentar.

Cuando se habla de altos costes con beneficios pequeños, lo más importante es identificar y ejecutar las tareas, pues suelen ser ineludibles. Considerando el poco beneficio que aportan, estas tareas frecuentemente son susceptibles de ser delegadas.

Así pues, una vez realizado nuestro esquema podemos planear las jornadas. Con este esquema dedicaremos el tiempo adecuado a cada tarea y estaremos seguros de estar avanzando directo a nuestros objetivos. Lo ideal es realizar el esquema a diario, tomarnos 10 a 15 minutos antes de hacer cualquier cosa, esto nos dará un panorama amplio y efectivo. Buena suerte con esta técnica, esperamos que efectivamente tu productividad se multiplique al 10.

Cerca de ti