Logo SANDAV lim
Compartimos noticias
Ideas y pensamientos

optimista sandav blog

Un líder optimista confía en sí mismo y, por tanto, aporta mayor tesón y voluntad para conseguir los objetivos.

Además, ve las opciones para resolver las incidencias como oportunidades. 

Es la otra cara de la humildad: seguro que te vas a equivocar, tan cierto como que hay una solución o algo sobre lo que reflexionar. Como dicen en el ajedrez: “a veces se gana y otras se aprende”. Por eso, es clave contar con un líder que destile optimismo para dirigir equipos y proyectos.

Optimismo y gestión de equipos

La trayectoria profesional ayuda a ser optimista, pero eso no significa que haber cometido errores con anterioridad implique dificultades para una actitud entusiasta. Más bien al contrario, quien sea optimista ostentará además mayor capacidad para perdonar y, por tanto, mayor margen de mejora y con tiempos más eficaces. Ahora bien, es recomendable combinar este optimismo con la prudencia, para evitar riesgos, y con la sostenibilidad, trazando estrategias a largo plazo.

gestion equipos

El concepto japonés de ikigai puede contribuir a una actitud positiva. Tener claro el propósito de la vida genera las condiciones para ser feliz. Esto es, para sentirse realizado y en una vida con sentido. Lo cual nutrirá una actitud optimista y una mentalidad grotwh. “Cuando nos sentimos bien, los pensamientos siempre son positivos”, afirma el psiquiatra Luis Rojas Marcos.

La mayor responsabilidad de un líder es ser optimista, pues de su actitud depende la del equipo y, por tanto, el alcance del proyecto. Este rasgo de la inteligencia emocional es contagioso, y logra ver la capacidad de crecimiento detrás de un proceso conflictivo. Observarás que un líder optimista afronta la realidad de manera creativa, innovadora y transformadora, lo cual le permite actuar con flexibilidad ante la adversidad. Es decir, que otra de sus virtudes es la adaptabilidad al cambio.

 

Cerca de ti